Vistas a la página totales

viernes, 23 de enero de 2015


¿ES "USTED" LA "IGLESIA"?




Muchos quieren usar la palabra "iglesia" en referencia a "un individuo".  Alguien dice, "yo soy la iglesia", "usted es la iglesia".  Esta idea desconoce por completo que la palabra "iglesia" es un término "colectivo" que hace referencia, no a un individuo, sino a varios. 

En Mateo 16:18, Cristo dijo, "Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella".  ¿Dirá alguien que Cristo habla de "un individuo" al usar la palabra "iglesia"? ¡Desde luego que no! Jesús hace referencia al conjunto de personas que obedecen su evangelio, y uno a un individuo.  ¿Acaso amó Cristo a "un individuo" al entregar su vida por la "iglesia"? (Efesios 5:25).  

En Hechos 11:26, leemos, "Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía". ¿Se congregaron todo un año con "un individuo"? No, sino con "los discípulos" que componían la iglesia, es decir, con varios individuos, no con uno.  En Hechos 12:1, dice, "En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles".  ¿Echó mano el rey Herodes a un individuo, o a varios? El texto dice que lo hizo contra "algunos de la iglesia", lo cual muestra que la iglesia no se un individuo, sino varios.

Desde el punto de vista semántico, la palabra "iglesia" significa "asamblea", y así, no puede aplicarse a "un individuo".  En Hechos 19:39, leemos, "Y si demandáis alguna otra cosa, en legítima asamblea se puede decidir."  La palabra "asamblea" es traducción del griego "ekklesía". Así se traduce también en el verso 41, "asamblea".  En el verso 32, también dice, "Unos, pues, gritaban una cosa, y otros otra; porque la concurrencia estaba confusa, y los más no sabían por qué se habían reunido."  Aquí la misma palabra se vierte "concurrencia", la cual, desde luego, es compuesta de "unos" y "otros", es decir, de una multitud de personas, de varias personas, no de "un individuo".   En Hechos 7:38, dice, "Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras de vida que darnos".  Nadie cree que la palabra "congregación" es en referencia a "un individuo", ¿verdad? ¡Imposible! (cfr. Hebreos 2:12).

La palabra "iglesia" no puede usarse en referencia a "un individuo", tratándose de la reunión de varios: "Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo" (1 Corintios 11:18).  

La palabra "iglesia" no puede usarse en referencia a "un individuo", dado que "iglesia" es contraste de un individuo: "Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano." (Mateo 18:17).  En este texto, habiendo mostrado el proceso que debe seguir un creyente para tratar una ofensa personal, no habla primero con la iglesia, sino con un "individuo", es decir, con aquel que pecó en su contra: "Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano" (v. 15).  Este proceso muestra que la palabra "iglesia" no puede ser "un individuo", pues de otro modo, nunca se llevaría el proceso a la culminación final en las palabras de Cristo.

La palabra "iglesia" no puede usarse en referencia a "un individuo", porque la persecución no era contra "un individuo" sino contra varios, contra "todos" los miembros de una iglesia: "Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles" (Hechos 8:1).

Es verdad que en Cristo "somos un cuerpo" (Romanos 12:4), pero esta unidad no hace referencia a "un individuo", sino a varios, como el mismo texto lo explica: "siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros."

Es evidente que la idea, "un individuo" es la iglesia, es un error.  Muchos hermanos a propósito no quieren notar esta distinción evidente, porque quieren creer que todo lo que Dios manda al cristiano como individuo, también lo manda a la iglesia.  Si Dios manda al cristiano "ayudar a todos" (Gálatas 6:10), entonces una iglesia bien puede ayudar a todos.  Tal cosa es errada.  Una cosa es el individuo y otra cosa es la iglesia local.  El individuo puede ayudar a todos, mientras que las iglesias locales a "los santos" (1 Corintios 16:1, 2).  

Así que, tengamos cuidado con los términos que usamos, sobre todo cuando son términos bíblicos que deben ser usados como la Biblia los usa.  De no ser así, estaremos abonando a errores que darán pie y entrada a otros mucho más graves y dañinos para la fe.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario