Vistas a la página totales

martes, 28 de octubre de 2014

PLANIFICACIÓN Y ESFUERZO.

Cuán importante es prepararse para asistir a las reuniones de la iglesia y adorar a Dios.  En casa de nuestros hermanos Heriberto y Marcela estuvimos los hermanos Juan Ponce, Fernando López Jr., Magdalena de la Torre, Alejandra Olvera y un servidor, meditando todos en la importancia de planificar nuestra vida para servir a Dios, haciendo así los esfuerzos necesarios para ello.  

En la Biblia leemos: "Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.  Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz. Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo." (Lucas 14:25-33).

Muchos hermanos que no se congregaron, dicen que no lo hicieron porque no tenían para pagar el autobús, o porque les llegó visita.  Dicen, "mi madre me está visitando, y ni modo de dejarla sola en casa".  Cristo dice que hay que hacer esfuerzos y tener en segundo lugar incluso lo más valioso para nosotros.  Nadie está justificado por abandonar las reuniones y actividades de la iglesia, porque no planeó su tiempo y su dinero, ni "aborreció" aquellas cosas que prefirió atender en lugar de servir al Señor.

Nuestros hermanos tienen claro ahora que primero es el Señor y su obra, y después todo aquello que sea de importancia y valor para nosotros.

Lorenzo Luévano Salas
www.volviendoalabiblia.com.mx



No hay comentarios.:

Publicar un comentario