Vistas a la página totales

miércoles, 22 de octubre de 2014

AUTORIDAD GENÉRICA Y ESPECÍFICA EN LAS ESCRITURAS.

Es importante entender un principio que usamos todos los días, el cual no es otra cosa sino producto de la razón: Toda autoridad, o es genérica, o es específica. De hecho, hay órdenes que como tales suelen ser específicas, pero que dentro de ellas mismas contienen elementos genéricos, donde hay libertad de acción.  Considere todas las órdenes que usted dice a sus empleados, o sus hijos, y piense detenidamente en las muchas cosas que no especificó, y cómo es que, dentro de esa área, nuestros interlocutores tienen libertad de decisión.  

¿Cómo entendemos lo genérico? Lo general es aquello que pertenece a, o afecta a, o es aplicable a cada uno y a todos los miembros de una clase u orden. Es algo universal dentro de los límites de algo referido. Por ejemplo, la palabra "animal" es un término "genérico". Si la ley dijese, "sacrifiquen un animal", sin decir más, el que sacrifica puede elegir el animal que desee. Hay autoridad genérica en tal caso. Pero, si trae un trozo de árbol, o un ser humano, o una roca para ser ofrecida en sacrificio, comete un error. Es verdad que el término "animal" es genérico, pero tal generalidad tiene sus límites en aquello que esté dentro de la clase, orden o género referido, es decir, "animal".

¿Cómo entendemos lo que es específico? Lo específico distingue una especie o una clase de elementos de otra. Siguiendo con el ejemplo anterior, si Dios dice, "sacrifiquen un cordero", el caso ya no tiene que ver con "autoridad genérica", sino con "autoridad específica", habiendo Dios especificado el animal que ha de ser sacrificado. No obstante, todavía hay elementos genéricos dentro del mandamiento. Por ejemplo, no dice de qué tamaño, o de qué color. El tamaño del animal, o el color, en este caso, está dentro de la "autoridad genérica". Sin embargo, cuando el mandamiento dice, "sacrifiquen un cordero blanco de un año de nacido", entonces la cuestión del tamaño y el color ya no es un asunto genérico, sino específico, y el que sacrifica debe sujetarse a lo que el mandamiento dice.

¿Qué sucede si el que sacrifica, alega que puede sacrificar una vaca, fundamentando su práctica en que la misma es también un animal, y que, además, tiene la libertad de usar un hacha, o un cuchillo, o una daga para el sacrificio? ¿Qué si él dice que el texto da libertad en cuanto al lugar en que ha de celebrar el sacrificio, y que lo mismo se puede decir sobre el horario? Él tiene razón en que no hay horario, ni herramientas, ni lugar especificados. Pero se equivoca al querer modificar lo que sí es especificado con aquellas cosas que no lo son, porque dentro del mandamiento, hay elementos de "autoridad específica" y de "autoridad genérica".

Toca, pues, a cada persona, usar la razón y estudiar detenidamente la palabra de Dios, para saber qué es "genérico" y qué no lo es. Lea éxodo 12 y haga un ejercicio mental. ¿Qué elementos específicos encuentra? ¿Qué elementos genéricos identifica? Lea Mateo 28:19-20 y haga el mismo ejercicio mental, ¿qué elementos específicos encuentra? ¿Qué elementos genéricos identifica? Una vez que usted estudia cada texto, podrá fácilmente saber si determinada práctica, herramienta, forma, lugar, horario, sujetos, etc., son de "autoridad genérica" o "específica".

Lorenzo Luévano Salas
www.volviendoalabiblia.com.mx

No hay comentarios.:

Publicar un comentario